domingo, 29 de julio de 2007

Mujeres sufis de Al- Andalus






Están formando un círculo mágico,
el espacio sagrado de la zawiya
las contiene y las protege.
Ellas son las mujeres de la cofradía
sufi "KA´S AL MATIN TALWIN"
 (La copa del invencible cambio)

Empiezan a sonar sus manos,
unos timbales de fondo se van
incorporando, se introduce un
instrumento de viento.

Ellas empiezan a marcar el ritmo con
sus talones, sus manos palmotean
sonoras y dinámicas, el calor va
subiendo por las piernas hacia arriba,
el sonido del dikra empieza a rozar
sus labios, se expresa como un susurro
como una música secreta que poco a poco
se va desprendiendo de adentro.

Una de ellas entra en el círculo,
las demás la acompañan con el ritmo,
ella arranca del alma suspiros de anhelo,
canta extasiada a un amor secreto,
a un amor que no es de este mundo
y desde lo mas hondo exclama como una
queja como un crujido.

Todas taconean, todas dan palmas,
sus cabezas cubiertas por los pañuelos, sus
faldas se agitan con un revuelo.

Una por una va entrando en el círculo,
una por una va cantando al amado,
cada una a su manera, el círculo mantiene
su unidad, la del centro expresa su diferencia,
su diversidad.

Ya se ha llegado a u climax incontenible.
Todas han cantado, todas han bailado, todas
se unifican, el círculo queda cerrado,
el centro libre.

Ellas empiezan a acelerar el ritmo.
Sus pies arden de deseo, sus manos
queman de ímpetu, su corazón se abre al infinito,
el fuego sube y sube con el taconeo.
La serpiente kundalini que anida en la parte baja
de la columna se ha despertado.

Con una velocidad de vertigo asciende llegando
a sus cabezas y allí se destapa la cubierta,
la espiral de pelo se derrama y el pañuelo vuela al viento.
Su grito es uno y único y sus cuerpos en su diversidad
se unifican, alabando y cantando al Eterno.

Hayar Aziza (1998-Resonancias de Al-Andalus)
Publicar un comentario