domingo, 28 de junio de 2009

LA JOYA DE MEDINA


LA JOYA DE MEDINA



La joya de Medina

Este libro escrito por Sherry Jones y titulado la Joya de Medina, trata sobre la vida de Aisha, una de las mujeres del profeta del Islam. Las líneas cronológicas de este libro van desde su compromiso con Mahoma, el año 619 hasta la muerte de éste, el año 632, cuando Aisha a penas tenía 19 años .
Aisha era la hija de Abu Bakr, un rico mercader de la Meca a quien Mahoma amaba casi más que a su propia vida ya que Abu bakr fue uno de los primeros en creer en su palabra como mensajero de Allah.
Aisha, vivía con su familia durante los duros tiempos de la fundación del islam, en el siglo VII. A la edad de nueve años es dada en matrimonio al profeta, un honor mayor que el que la joven Aisha alcanza a comprender. Acostumbrada a fantasear con su hermana y con su amado Safwan sobre lo maravilloso que sería vivir como beduinos, luchando sin sentirse discriminada por ser mujer, el verse encerrada y privada de la vida propia de una niña, le hizo madurar antes de tiempo. La difícil adaptación a su nuevo hogar hace que Aisha se vea obligada a recurrir a toda su astucia y su valor para hacerse un lugar en el harén, cada vez más concurrido por las nuevas esposas de Mahoma.
Poco a poco empieza a valorar la vida que le ha tocado vivir y poco a poco aprende a amar al profeta y apreciar todo lo que él hace por la umma o comunidad islámica. Su ingenuidad y su devoción por Mahoma y por el Islam la convierten en una consejera fundamental para el profeta, llegando a ser una de las mujeres más importantes del Islam y una fiel protectora del legado de Mahoma.
La Joya de Medina, es un libro que ha causado mucha polémica hasta el punto de que varias editoriales han retirado su publicación. La polémica viene por parte de los académicos, que no se ponen de acuerdo en la edad del matrimonio de Aisha con el profeta. Además, hay que tener en cuenta que hablar sobre Mahoma o sobre las personas que estuvieron en su círculo más próximo es un tema sagrado que tiene que ser tratado de una manera minuciosa y respetuosa, ya que todo lo que se escribe sobre el profeta, sobre todo desde Occidente, es examinado con lupa por el mundo musulmán.
Desde mi punto de vista creo que el tema ha sido tratado con todo respeto, es una novela que proyecta muy bien la época que tuvo que vivir Aisha y la dificultad de la vida en un tiempo de guerra constante. Pero creo que la autora ha buscado más el morbo que puede causar la relación entre Mahoma y Aisha que la propia vida de ella ya que el libro termina cuando muere el profeta, por lo tanto Aisha tan solo tenía 19 años, muy joven todavía para desarrollar la política que hizo.
Uno de los acontecimientos que marcaron la vida de Aisha y, que no se menciona en el libro, es la conocida “La Batalla del Camello”.
A los 42 años, se dirigió al campo de batalla al frente de un ejército que no aceptaba la legitimidad del cuarto califa ortodoxo, Ali. Esto sucedía en Basora el 4 de diciembre del año 656. De hecho, Aisha desempeñó un papel fundamental en la vida de dos Califas. Contribuyó a la desestabilización de Uzman, el tercer califa, al negarse a ayudarlo en el momento en que estaba sitiado en su propio domicilio por los rebeldes. Abandonó Medina al borde de la guerra civil para hacer la peregrinación a La Meca, a pesar de las protestas de muchos notables de su entorno. En cuanto a Ali, el cuarto califa, contribuyó a su caída al dirigir la oposición armada que no aceptaba su legitimidad. Los historiadores llamaron a ese enfrentamiento “La batalla del Camello”, aludiendo al camello que montaba Aisha, evitando de esa manera ligar en la memoria de los musulmanes de a pie un nombre de mujer con el de una batalla. Aún así, no se puede borrar a Aisha de la historia del Islam.
Para los suníes musulmanes es una mujer idealizada y ocupa un papel como el de la Virgen María para los católicos, pero para los chiíes, es todo lo contrario y representa lo malo que puede ser una mujer, porque lideró en la “Batalla del Camello” las tropas musulmanas contra Alí.

Fuente:http://araboislamica.blogspot.com/2009/04/la-joya-de-medina.html

martes, 19 de mayo de 2009

LENGUAJE DEL MOVIMIENTO DE AZIZA LLORDEN






 ‘EL LENGUAJE DEL MOVIMIENTO’ 

 Aziza Llordén

INTRODUCCIÓN

Cuando, hace años, empecé a investigar en el movimiento, tenía ya la certeza de que por él se podía acceder a un aspecto de la condición humana al que no se puede llegar por otros medios. Entonces no podía imaginar la complejidad del proceso que iría entendiendo más tarde.
Primero tuve que comprender que el movimiento corporal es mucho más que un vehículo de expresión de emociones y que tiene una relación muy directa con la inteligencia, lo que me llevó a tratarlo como un lenguaje: El Lenguaje del Movimiento. El desarrollo sistemático de esta idea fue mostrando algunos de los elementos de ese lenguaje y haciendo así más comprensible lo que transmite. Como eso ya constituía en sí mismo un método de entrenamiento y trabajo, pude enseñarlo y verlo practicar a muchas personas, con grados de intensidad y complejidad muy variados. La observación consiguiente fue poniendo de manifiesto que El Lenguaje del Movimiento habla especialmente de un aspecto del ser humano: de su estado de conexión o desconexión. Paralelamente, me fue revelando qué es la conexión. Podríamos definirla como el grado de complejidad con que un ser está vinculado con la realidad. La mente humana se vincula con una porción de la realidad tan compleja como le permite su propia complejidad. Los animales inferiores se vinculan a un segmento muy limitado de realidad. Según ascendemos en la escala evolutiva, ese segmento se hace progresivamente más amplio. Cuando pensamos en el ser humano, con un proceso de desarrollo intelectual en perpetuo cambio, sencillamente ignoramos hasta dónde puede llegar la conexión… principalmente porque nosotros somos parte de ese proceso.
La ciencia es uno de los medios de los que nos servimos para incorporar nuevos campos a nuestro sentido de la realidad; pero también lo son el arte, la mística o el sentido común.
El Lenguaje del Movimiento ayuda a conocer este proceso y no hay que dudar en calificarlo de espiritual, pues la espiritualidad no es sino un nivel cualitativamente especial de la inteligencia.
El estudio de la conexión con este método me permitió entender su proceso evolutivo y distinguir en él tres fases: lo higiénico, lo psicológico y lo creativo o trascendental. Llamo lo creativo al estado de máxima conexión que puede experimentar un ser y considero que es siempre consecuencia de un proceso de desarrollo anterior. Creo importante resaltar la cualidad necesaria de esas fases, auténticos cimientos sin los cuales la creatividad no puede sustentarse. Están conectadas entre sí por unos espacios a los que llamo puentes: son espacios de consciencia que, al articular los pasos higiénico-psicológico y psicológico-creativo desembocan en la unidad.
Todo lo anterior constituye un modelo. Por la metodología de mi investigación no le atribuyo un carácter científico; lo considero más bien una antropología filosófica y, como modelo que es, no precisa más justificación que su propia coherencia y el refrendo que le otorgue el uso.
Aunque lo fundamental -en cuanto a estructura- ha surgido a base de un trabajo de investigación, en cuanto a inspiración creo que han influido mucho dos aspectos importantes, aunque paradójicos, de mi experiencia personal: el contacto con el arte moderno y con el sufismo tradicional, la mística islámica. Son dos espacios aparentemente dispares, pero conectados entre sí por un parecido anhelo de libertad. Y en ambos he encontrado -de modo menos formalizado en el arte y más en el sufismo- huellas de las fases que señalan el camino hacia lo creativo. Estoy convencida -y sé que en esta certeza no estoy sola- que en ese camino convergen la espiritualidad, el arte y los entendimientos superiores del espíritu. Que el sufismo y el arte moderno puedan estar conectados es un ejemplo del significado del puente y, por extensión, augura posibilidades de entendimiento entre ámbitos culturales muy diferentes si sabemos crear los instrumentos precisos.

jueves, 8 de enero de 2009

HABLA UN ANCIANO INDIGENA




Oriah, Soñador de la Montaña
( Habla un Anciano Indígena )

No me interesa saber de qué vives, quiero saber qué te conmueve
y si te atreves a soñar con encontrarte con los anhelos de tu corazón.

No me interesa saber qué edad tienes, quiero saber si te arriesgas a parecer un loco, por amor, por tus sueños, por la aventura de estar vivo.

No me interesa qué planetas están en cuadratura con tu luna.
Quiero saber si has tocado el centro de tu propia tristeza, si has sido abierto por las traiciones de la vida o te has cerrado ante los dolores venideros.
Quiero saber si puedes sentarte junto a tu pena o la mía, sin intentar ocultarla,
disimularla o acomodarla.

Quiero saber si puedes estar con alegría, la mía o la tuya. Si puedes danzar desenfrenadamente y permitir que el éxtasis te inunde hasta la punta de los dedos, de tus manos y tus pies, sin que nos adviertas de cuidarnos, de ser realistas, o de recordar las limitaciones de ser humanos.

No me interesa si la historia que me cuentas es verdad.
Quiero saber si puedes desilusionar a otro por ser veraz contigo mismo, si puedes soportar la acusación de traición sin traicionar tu propia alma. Quiero saber si puedes ser leal y por ende confiable.

Quiero saber si puedes ver la belleza aún en aquellos días en que parece ausente y si puedes ver, tu presencia Divina en la fuente de tu vida.

Quiero saber si puedes vivir con el fracaso, el tuyo o el mío y aún así pararte al borde de un lago y, con un grito de plata, decirle ¡¡ SI !! a la luna llena.

No me interesa saber dónde vives o cuánto dinero tienes. Quiero saber si puedes levantarte después de una noche de angustia y desesperación, dolido y magullado hasta los huesos, y hacer lo que has de hacer por tus hijos.

No me interesa quien eres ni cómo llegaste hasta aquí. Quiero saber si te pararás en medio del fuego conmigo sin echar un pie atrás.

No me interesa dónde o qué o con quien has estudiado.
Quiero saber qué te afirma desde adentro cuando todo se derrumba a tu alrededor.

Quiero saber si puedes estar sólo contigo mismo y si de veras disfrutas de tu propia compañía…en los momentos vacíos.

Traducido por Anahata