domingo, 12 de agosto de 2007

HADIYA


HADIYA

Mi querida Yamila quiero hablarte de las mujeres de los tiempos del Profeta (s.a.w.), quiero que conozcas las historias de estas mujeres sublimes y que igual que me trasmitieron a mi su esencia, puedas tu trasmitirla también, para que no se pierda su dignidad ni su fuerza espiritual y para que los hombres no puedan relegarnos a un lugar secundario en nuestras vidas, ya que en el Islam, el Profeta luchó mucho por ello. Las mujeres tenemos un rango elevado, se nos considera igual que a los hombres ante Allah y aunque somos diferentes, nos complementamos, nuestro querido Profeta nos liberó de la esclavitud y nos otorgó el derecho a la herencia y el divorcio, también a que los hombres se responsabilizaran a casarse con nosotras y a cuidar a nuestros hijos, Arabia antes de los tiempos de MUHAMMED era muy salvaje y los hombres tomaban infinitas mujeres sin responsabilizarse de ellas ni de sus hijos, el reguló la poligamia a su mínima expresión diciendo “Podéis tomar una , dos , tres o cuatro mujeres, pero si no sois capaces de tratarlas a todas por igual tomad solo una…” Esto en su momento fue muy evolucionado y sutil, estaba reduciendo la poligamia a la mínima expresión incluso invitando a la monogamia a los que no pudieran cumplir con esta sugerencia. Para nuestros hermanos los cristianos la mujer no tiene alma, esto es una barbaridad, nosotras ante Allah tenemos los mismos derechos y responsabilidades que los hombres, no lo olvides nunca.

Ahora te hablaré de Hadiya que fue la primera persona en convertirse en musulmana y fue una mujer nunca lo olvides:

Era una mujer rica de la Meca, una mujer de negocios, se dedicaba al comercio internacional a través de las caravanas de camellos, hija de Jasalid del Clan de Asad, había estado casada dos veces, después de la muerte de su segundo marido, se planteo volverse a casar.
Muhammed era conocido en la Meca como “Al- Amin” el digno de confianza, pues había llevado a cabo varios viajes como caravanero y los que le habían confiado sus mercancías daban testimonio de su impecabilidad y buenos modos para el comercio.

Hadiya le encargo una caravana comercial a Siria y cuando regresó MHMMD después del éxito de la expedición y las rentas multiplicadas de la operación mercantil, Hadiya empezó a mirarle con otros ojos.

MHMMD tenía entonces 25 años y la viuda Hadiya tenía 15 años más que é, pero se conservaba muy bien y se sentía todavía bella.

Ella busco de intermediaria a su amiga Nufaisa y esta lo llevo en presencia suya. Hadiya le dijo”…Hijo de mi tio, te amo por tu parentesco conmigo y porque tu siempre estás en el centro, sin ser de los que buscan llamar la atención por tus opiniones y te amo por tu formalidad, por la belleza de tu carácter y la veracidad de tus palabras…” (I.I. 120) y después de esta bella declaración de amor, le ofreció matrimonio, fue Hamsa el tio de MHMMD el que fue a ver Amr y le pidió la mano de Hadiya, ellos acordaron la dote que MHMMD entregaría, doce camellas.

MHMMD Y Hadiya fueron un matrimonio lleno de bendiciones y felicidad tuvieron 6 hijas, dos varones y cuatro hembras, el primogénito se llamaba Qasim, pero el niño falleció muy pronto.

Hadiya era confidente de MHMDD y compartían con complicidad una espiritualidad pura y unitaria.
MHMMD iba a menudo a meditar a una cueva del monte Hira, cuando un día después de sus oraciones se le apareció Yibril (El Arcángel Gabriel) esto le sucedió en plena madurez, ya que había cumplido los cuarenta años.

El Ángel se le apareció en forma humana y le dijo “recita” y el le contestó “no soy un recitador” esto sucedió dos veces más y a la tercera el Ángel dijo:
¡ Recita en el nombre de tu Señor, el que todo ha creado!.
¡Ha creado al hombre de un coagulo!, ¡recita tu Señor es el mas Generoso! El que ha enseñado con el cálamo.
Ha enseñado al hombre lo que este no sabía.
(Corán XCCI, 1-5)

MHMMD se asustó y salió de la cueva pensando que estaba siendo objeto de burla de algún genio, mientras corría el Ángel se le apareció de nuevo y le dijo:
“MHMMD tu eres el mensajero de Dios y yo soy el Ángel Gabriel mandado por tu Señor” cuando llego a casa estaba emocionado y tiritaba de frío y sudor, Hadiya lo cobijó con una manta, lo abrazó y MHMMD le contó lo sucedido, se veía loco y temblaba, pero repetía “Allí se grabó todo en mi corazón” ese todo se refería al Sagrado Corán, que fue revelado en un solo instante en su pecho pero que necesitó muchos años para ir saliendo, poco a poco y en el momento adecuado para entregarlo a su comunidad.

Hadiya creyó en él desde el primer instante y le tranquilizó, fue a ver a su tío Waraqah y lo trajo hasta MHMMD, el le contó todo lo sucedido y Waraqah le contestó:
“Se te llamará mentiroso y serás maltratado, te expulsarán y declararán la guerra y si vivo para ese día, estaré a tu lado y apoyaré tu causa” luego se inclinó hacía el y le besó en la frente.

Las revelaciones se fueron sucediendo con más asiduidad y poco a poco el Corán fue iluminando a la primera comunidad musulmana.

Hadiya fue la primera musulmana convertida al Islam y su tío le siguió.

Cuando Hadiya tenía 65 años en el año 619 d C. habían estado juntos 25 años en matrimonio, fue ejemplar en su amor y amistad y el apoyo que ella siempre le brindó en los difíciles momentos que pasaron para afirmar el Islam en los corazones de sus seguidores.

Hay un Hadit del Profeta que cuenta que cuando murió Hadiya, el Ángel Gbriel le habia anunciado que diese saludos de paz a Hadiya de parte de su Señor, pues Dios había preparado para ella una morada en el paraíso.

Hadiya fue una mujer excepcional en su tiempo, simbolizaba a la mujer libre e independiente, resuelta y decidida, la primera musulmana en entrar al paraíso. Nunca llevó pañuelo ni se la separó del resto de los musulmanes y musulmanas estos actos fueron añadiéndose mas tarde por acontecimientos y transgiversaciones históricas. Hadiya es la bandera para refutar a todos los que piensan en la mujer musulmana cohibida, apartada o inferior al hombre de los musulmanes degenerados que están intentando cambiar los orígenes puros del Islam risala.

El verdadero Islam hay que buscarlo en Medina Al Munawara donde se estableció la primera comunidad musulmana con el Profeta vivo y sus compañeros (shahabas).


Fue después de Hadiya que el Profeta adoptó la poligamia, 25 años monógamo y el no inventó la poligamia, existía desde Adan paz sobre él, el la redujo a su mínima expresión, pues no se podía erradicar en aquellos tiempos y alguna sabiduría existiría en ella si Dios la permitía “Creyentes, tomad una esposa, dos, tres o cuatro, pero si creéis que no vais a tratarlas con igualdad tomad solo una” pero la redujo hasta un numero razonable y la reprobó si los hombres no estaban capacitados para mantener a las mujeres que tomaban y responsabilizarse de su descendencia.

A veces pienso que el acto polígamo después de Hadiya fue la mayor fidelidad que le ofreció, pues amar a una sola mujer, siempre conlleva más entrega y complicidad que tener varias pues no se llegan a desarrollar lazos tan íntimos.

Riduán se había emocionado contándole la historia de Hadiya a Yamila y sus ojos estaban empañados, Yamila lo observo y ella misma también se emocionó.
 
Fuente:  Libro "El cofre secreto" Hayar Aziza
Publicar un comentario