martes, 2 de mayo de 2017

LA TRADICIÓN PRIMORDIAL SEGÚN TEXTOS DE GUÉNON

  



Consideraciones al respecto a partir de lo escrito en diversos sitios por René Guénon relativas a la Tradición Primordial de este Manvantara y algunas reflexiones sobre el simbolismo.

EL ORIGEN DE LA
TRADICIÓN PRIMORDIAL
SEGÚN TEXTOS DE GUÉNON

Tomado de una intervención nuestra en el foro de "Traditio" en 1997 o 1998


--- 1): En cuanto a la importancia de la subjetividad que nos hace errar y ver el mundo de la Tradición en función de nuestras particularidades, permitidme señalar la siguiente declaración de Guénon: "lo que es propiamente infalible es la doctrina en sí misma, y sólo ella, y no individuos humanos, cualesquiera que éstos sean; y si la doctrina es infalible es porque es una expresión de la verdad que, en sí misma, es absolutamente independiente de los individuos que la reciben y que la comprenden. La garantía de la doctrina reside en su carácter "no humano" . (cap.XLV de "Consideraciones sobre la Iniciación: CSI")

--- 2) Afirmé que el origen de la Tradición Primordial y de su transmisión está en Dios. El carácter "no-humano" o "suprahumano" (con ambos términos los define Guénon) de la Tradición provienen de Dios a través del Verbo.


En el capítulo XXII de SFCS, esto es, "Símbolos Fundamentales de la Ciencia Sagrada" (sigo la edición argentina de EUDEBA), relativo a "Algunos aspectos del simbolismo del pez", Guénon habla del origen de la Tradición Primordial. Guénon señala que Matsya-Avatara, que tenía forma de pez, es la primera de todas las manifestaciones de Vishnu como Salvador, "la que se sitúa al comienzo mismo del ciclo actual y por lo tanto en relación inmediata con el punto de partida de la Tradición Primordial" (132). Y transcribo literalmente por su importancia para este debate sobre el origen de la Tradición Primordial y su transmisión posterior en este manvántara (además, personalmente, tengo un gran cariño a este texto porque precisamente cuando lo estaba leyendo por vez primera, nació mi hijo Diego, que ahora tiene 8 años), pero antes recordemos que Guénon recalcó que es la tradición hindú la más certera de todas las tradiciones:

"En figura de pez, Vishnu, al final del Manvántara que precede al nuestro, se aparece a Satyávrata, que, con el nombre de Vaivásvrata, será el Manu o Legislador del ciclo actual. El dios le anuncia que el mundo va a ser destruido por las aguas, y le ordena construir el arca en la cual deberán encerrarse los gérmenes del mundo futuro; luego, siempre en forma de pez, guía él mismo el arca sobre las aguas durante el cataclismo; y esta representación del arca conducida por el pez divino es tanto más notable cuando que se encuentra su equivalente en el simbolismo cristiano.

Hay aún, en el Matsya-avàtara, otro aspecto que debe retener particularmente nuestra atención: después del cataclismo, o sea, al comienzo mismo del presente Manvántara, él aporta a los hombre el Veda, que ha de entenderse, según la significación etimológica de la palabra (derivada de la raíz ‘vid’-’saber’) como la Ciencia por excelencia o el Conocimiento sagrado en su integridad: es ésta una de las más netas alusiones a la Revelación primordial, o al origen "no humano" de la Tradición. Se dice que el Veda subsiste perpetuamente, siendo en sí mismo anterior a todos los mundos; pero está en cierto modo escondido o encerrado durante los cataclismos cósmicos que separarn los diferentes ciclos, y debe luego ser manifestado nuevamente. La afirmación de la perpetuidad del Veda está, por otra parte, en relación directa con la teoría cosmológica de la primordialidad del sonido entre las cualidades sensibles (como cualidad propia del Éter, Âkâça, que es el primero de los elementos); y esta teoría no es en el fondo otra cosa sino la que otras tradiciones expresan al hablar de la creación por el Verbo: el sonido primordial es esa Palabra divina por la cual, según el primer capítulo del Génesis hebreo, han sido hechas todas las cosas. Por eso se dice que los Shi o Sabios de las primeras edades han "oído" el Veda: la Revelación, siendo obra del Verbo, como la creación misma, es propiamente una "audición" para aquel que la recibe; y el término que la designa es Çruti, que significa literalmente, lo oído" (133).
Ergo: la Tradición Primordial proviene del Verbo Divino y su transmisión original es oral.

Los elementos esenciales en toda iniciación son el rito y el símbolo tradicional, cuyo orígen es "no humano" (cap. XVI de CSI). ¿Y a qué se refiere Guénon cuando habla de carácter "no-humano" del rito, del símbolo, y, en definitiva, de la Tradición?

Leámosle:

"Hemos insistido bastante sobre el lado "no-humano" del simbolismo para que no vuelva a ser necesario extendernos sobre ello; basta constatar que tiene su fundamento en la naturaleza misma de los seres y de las cosas, que está en perfecta conformidad con las leyes de esta naturaleza, y refleja que las leyes naturales no son más que una exteriorización, si se puede decir así, de la Voluntad divina o principal. El verdadero fundamento del simbolismo es, como ya lo hemos dicho, la correspondencia que existe entre todos los órdenes de la realidad, que los liga unos a otros, y que se extiende, en consecuencia, desde el orden natural tomado en su conjunto hasta el orden sobrenatural: en virtud de esta correspondencia, la naturaleza entera no es en sí misma más que un símbolo, es decir que ella sólo recibe su verdadero significado si se la ve como un soporte para elevarnos hasta el conocimiento de las verdades sobrenaturales, o "metafísicas" en el sentido propio y etimológico de esta palabra, siendo ésa la función esencial del simbolismo, y también la razón de ser profunda de toda ciencia tradicional. Por ello hay en el simbolismo algo cuyo origen remonta más arriba y más lejos que la humanidad, y podría decirse que este origen está en la obra misma del Verbo divino: en principio está totalmente en la misma manifestación universal, y después, relacionándolo especialmente con la humanidad, en la Tradición Primordial que es también "revelación" del Verbo; esta Tradición, de la que todas las otras sólo son formas derivadas, se incorpora por así decirlo en símbolos que se transmiten de edad en edad sin que se le pueda asignar ningún origen "histórico", y el proceso de esta especie de incorporación simbólica es análoga, dentro de su orden, al de la manifestación" (cap. XVIII de CSI).

"Nada puede ser verdaderamente tradición si no implica un elemento de orden suprahumano", afirma Guénon en "El Reino de la Cantidad y los Sígnos de los Tiempos" (RCST), p. 188. Y también: "La Revelación Primordial, obra del Verbo como la Creación, se incorpora también, por así decirlo, en símbolos que se han transmitido de edad en edad desde los orígenes de la humanidad; y este proceso es además análogo, en su orden, al de la Creación misma. Por otra parte, ¿no puede verse, en esta incorporación simbólica de la tradición "no humana", una suerte de imagen anticipada, de "prefiguración", de la Encarnación del Verbo?" (12 de SFCS).


--- 3) Decía en mi intervención que la humanidad del inicio de este Manvántara estaba muy por encima de la actual y que si nosotros nos llamamos hombres, ellos eran "más que hombres", pues no estaban tan materializados como nosotros y además poseían unas facultades o poderes que hoy no tenemos. Así lo señala Julius Évola en su "Rebelión contra el Mundo Moderno". En cuanto a Guénon hay que señalar que él ha hablado de algunas de esas facultades de aquellos seres humanos de la Edad de Oro, que se encontraban en el Estado Primordial. Facultades como, por ejemplo, la de "transportarse a un momento cualquiera del tiempo, así como a un lugar del espacio", que cualquier hombre del Kali Yuga puede realizar una vez logrado el Estado primordial pues "por muy extraordinario que pueda parecer esta posibilidad, no es más que una consecuencia inmediata de la reintegración con el centro del estado humano" (Cap. XLII de CSI). Estos "teletransportes" en el tiempo y el espacio los conocía muy bien Ibn al Arabî, por ejemplo.

Con el paso del tiempo desde la Edad de Oro a la situación casi límite que nos hallamos del Kali Yuga, se ha ido "solidificando" y "materializando" el cosmos y el ser humano, nos dice Guénon en "El Reino de la Cantidad y los signos de los tiempos, RCST). Y ello ha conllevado la pérdida de unas facultades que se tenían en la Edad de Oro al modificarse en el hombre considerablemente "su constitución ‘psico-fisiológica’, afirma Guénon. Tales facultades, de tenerlas ahora, nos habrían permitido superar "las fronteras del mundo sensible". Guénon califica esta pérdida de "una atrofia general y completa de ciertas facultades" (p. 106).

Llegados a este punto tengo una duda que planteo a los foristas: la jerarquía va de mayor a menor, por lo tanto el "Hombre Universal", que es el que persiguen los Grandes Misterios, y que se logra con la "Liberación" una vez que se asciende por el "eje vertical" desde el centro de la "cruz" (por seguir utilizando ese simbolismo) y se alcanza la Identidad Suprema, ese "Hombre Universal", digo, ¿no estaría igualmente presente al inicio de la Edad de Oro? Y por eso ahora, "remontando la corriente" la iniciación posibilita el acceso al Hombre Primordial y, posteriormente, la consecución del "Hombre Universal".... ¿O acaso este Hombre Universal, al situarse en estados supraindividuales era anterior a este Manvántara, como parece sugerir este texto de Guenón?: "la iniciación no se detiene en los Pequeños Misterios, dado que éstos son "la preparación para los Grandes Misterios, es decir para la toma de posesión de los estados superiores del ser, siendo necesario, en definitiva, remontarse más allá de los orígenes de la humanidad; y por ello la cuestión de un origen "histórico" de la iniciación es algo desprovisto de sentido" (CSI, cap. XXXIX).



--- 4) "Cosmogónicamente hablando el "Centro del Mundo" es el punto original de donde se profiere el Verbo creador, que es también el Verbo mismo", afirma Guénon (76 de SFCS). Igualmente indica que "el Centro es, ante todo, el origen, el punto de partida de todas las cosas; es el punto principial, sin forma ni dimensiones, por lo tanto indivisible, y, por consiguiente, la única imagen que pueda darse de la Unidad primordial. De él, por su irradiación, son producidas todas las cosas ... (El Centro) si primeramente es un punto de partida, es también un punto de llegada; todo ha salido de él, todo debe a él finalmente retornar (...) Todos los seres, que en todo lo que son dependen de su Principio, deben, consciente o inconscientemente, aspirar a retornar a él; esta tendencia al retorno hacia el Centro tiene también, en todas las tradiciones, su representación simbólica (...) En resumen, el Centro es a la vez el principio y el fin de todas las cosas; es, según un simbolismo muy conocido, el alfa y el omega. Mejor aún, es el principio, el centro y el fin (51-60)" Y concluye Guénon afirmando que el real y verdadero "Centro del Mundo" es el Verbo, como ya señalé arriba. (61) de SFCS. Igualmente señala que "el retorno al Principio se figura siempre como un retorno al centro. Este "retorno" está expresado en el Corán por la palabras: "En verdad somos de (o para) Dios y a Él volveremos". (329 de SFCS).


--- 5)- Dicho todo esto, y sumado lo expuesto en los puntos anteriores, en mi mensaje "En resumen" escribí lo siguiente: "¿De dónde surgió la tradición, cómo llegó al inicio de este Manvántara? La respuesta, simple y llana, es de DIOS. Ellos estaban en el Centro, es decir, "en Dios"... O sea: eran seres "divinos", por decirlo así..., no humanos".
Obviamente cuando digo "en Dios" y "divinos" hablo en sentido figurado, me expreso simbólicamente, y creo que el contexto que he añadido lo aclara perfectamente. De la misma forma que cuando dije "In illo tempore", como diría Mircea Eliade...., me refiero exclusivamente a la frase "In illo tempore" que Eliade gusta de citar cuando se refiere al origen de los tiempos, a aquel tiempo originario de la Humanidad en el que todo era sagrado.

--- 6)- Hable de Hiperbórea como primer Centro Espiritual de este Manvántara. Y así lo afirma Guénon. Hiperbórea dicen que existió físicamente, y que sincronísticamente correspondió al estado del "Ser", a la Edad de Oro. Esto tiene que ver con lo que Guénon llamaba "Geografía Sagrada", de la que habla en el RCST, así como en SFCS. Asimismo, en "La crisis del mundo moderno" escribe: "- "Por todas partes se encuentra la afirmación formal de que la tradición primordial del ciclo actual ha llegado de las regiones hiperbóreas; hubo a continuación varias corrientes secundarias, correspondientes a períodos diversos, de las que una de las más importante, al menos entre aquellas cuyos vestigios son todavía discernibles, fue incontestablemente desde Occidente hacia Oriente" (p.23.)

Fuente: Ángel Almazán
Publicar un comentario